Vida extraterrestre en Venus ¿Sabríamos qué hacer?

Sin duda, la detección de fosfano en las nubes de Venus ha sido una noticia de gran impacto en los últimos días. Con nuestro conocimiento actual sólo actividad biológica explicaría lo que se ha observado, pero no hay que olvidar que por ahora es sólo un indicio. Aconsejo leer el artículo de Daniel Marín en Naukas sobre lo que realmente significa este dato y lo que queda por saber. Desconocemos mucho sobre la geoquímica en Venus y tampoco se sabe tanto sobre la producción de este maloliente gas en bacterias, así que por ahora hay que ser cautos. Lo que está claro es que muchos laboratorios van a investigar la producción de fosfano y en los próximos años sabremos si el origen biológico sigue siendo la única explicación.

¿Sabemos qué habría que hacer si finalmente la existencia de vida sigue siendo la única explicación? Imaginemos que han pasado diez años y no sólo no se ha encontrado otra explicación, si no que se han detectado más moléculas que sólo podemos explicar por acción biológica. Debemos ser conscientes que por muchos indicios que se encuentren, la única forma de confirmarlo sería ir a Venus y encontrar realmente esas formas de vida (de hecho ya he resurgido el interés para enviar sondas a Venus en unos años). Sin embargo, esa situación plantearía varias cuestiones, tanto técnicas como éticas.

  Sin duda, encontrar vida fuera de la Tierra y poder estudiarla nos puede proporcionar muchas respuestas sobre el origen de la vida y por tanto sobre nuestro propio origen. Hasta ahora sólo estamos seguros de que haya vida en nuestro planeta, y aunque la inmensidad del universo hace difícil pensar que no haya otros lugares donde haya aparecido la vida, la realidad es que no sabemos cómo de frecuente puede ser. Sabemos que durante unos 2000 millones de años Venus fue un planeta con condiciones mucho más benébolas que las actuales, y con agua y una temperatura adecuada podría haber aparecido vida. Que en el mismo sistema solar aparezca vida, en lugares diferentes, de forma independiente, nos diría que no es un fenómeno tan excepcional y convertiría al universo en un lugar plagado de vida. Toda la vida en la Tierra utiliza las mismas unidades básicas: el material genético está formado por los mismos nucleótidos, las proteínas por los mismos aminoácidos… Si los elementos básicos de esa hipotética vida en Venus, fueran inequívocamente diferentes a las que usa la vida en la Tierra sería la demostración de un origen independiente.

Sin embargo, aunque puede sorprender a alguno, que su estructura básica fuera similar a la de la Tierra, no descartaría un origen independiente. Sólo conocemos la vida en la Tierra, así que no sabemos si sólo es una de las opciones posibles o si las características de los ácidos nucleicos y los aminoácidos son tan excepcionales que la vida sólo puede surgir usando siempre esas mismas moléculas. De ser así, la teoría de la panspermia también se reforzaría como alternativa, en el sentido de que en realidad, en el sistema solar, la vida pudiera haber surgido sólo en un lugar (por ejemplo Marte, aunque podría ser cualquier otro lugar) y que después se diseminó a otros lugares (como Venus o la Tierra) transportada en meteoritos. En ese caso, seguiríamos sin saber cómo de frecuente es que la vida aparezca ya que seguiría siendo un único origen en nuestro sistema solar, pero aumentaría las posibilidades de dispersión incluso a otros sistemas solares. De hecho, tampoco podríamos descartar, si bien deberíamos pensar que es menos probable, que al sistema solar llegara la vida desde fuera del propio sistema solar.

Pero para obtener información se necesitaría analizar esa vida, aplicar métodos de cultivo en laboratorio, análisis mediante técnicas de biología molecular… ¿Sería seguro traer una muestra a la Tierra? Aunque en general los organismos vivos no suelen desenvolverse bien en ambientes que difieran de su hábitat, tenemos demasiados ejemplos sobre los efectos de especies invasoras en la propia Tierra. Por muchas medidas de seguridad que se pudieran establecer, es imposible asegurar que sean suficientes. La forma más segura debería ser estudiarlas directamente en Venus, pero eso requeriría preparar una misión al planeta con todos los medios para realizar las pruebas. Una alternativa sería traer una muestra, pero para estudiarla en instalaciones en órbita (como la estación espacial) o en instalaciones en la Luna, y deberían existir sistemas de seguridad que garantizaran que no pudieran llegar a la Tierra. Conociendo la naturaleza humana, no podemos descartar una manipulación de las muestras intencionada, tanto en una estación en órbita en la Tierra como en Venus, por lo que quizás la forma más segura sería una misión a Venus robotizada, sin presencia humana y sin opción de retorno también. No debemos despreciar tampoco los riesgos de contaminación del hábitat de esa vida extraterrestre con vida terrestre, no olvidemos que los humanos somos portadores de millones de bacterias, por ejemplo. Una misión robotizada tampoco está exenta del peligro de contaminación terrestre, pero sería más fácil establecer protocolos para esterilizar cada pieza y podría montarse en órbita. Cada protocolo de seguridad implica el incremento del coste de misiones así, pero deberíamos plantearlos las consecuencias de no hacerlo. La peor consecuencia de una intervención terrestre sería que alteráramos los equilibrios existentes en Venus hasta el punto de provocar su extinción, algo éticamente inaceptable.

Es muy posible que en los próximos años se encuentren mecanismos no biológicos que expliquen los datos de Venus. Sin embargo, deberíamos plantear seriamente el protocolo a seguir en caso de encontrar vida fuera de la Tierra. Los protocolos, en el caso de existencia de vida en otros sistemas solares, no revisten tanta urgencia, al menos mientras nuestra tecnología de viajes espaciales no mejore mucho, pero existen varios lugares en nuestro propio sistema solar que reunen condiciones que permitirían la existencia de vida, y en ese caso sí disponemos de la tecnología suficiente para enviar una misión en un tiempo más que razonable. Si en Marte pudo desarrollarse vida y hoy en día sabemos que hay regiones con hielo, no sería descabellado que pudieran existir algunos lugares, aunque muy limitados, en los que pueda haber agua líquida y donde formas simples de vida hayan conseguido sobrevivir hasta ahora. Otro lugar en nuestro sistema solar puede ser la luna de Saturno Encéfalo, de la que se tiene fuertes evidencias de la presencia de un océano subterráneo de agua líquida y con actividad volcánica que permitiría la existencia de un sistema similar a las fumerolas de nuestros océanos. Ese ambiente ha sido propuesto como una ambiente compatible con las condiciones adecuadas para la aparición y mantenimiento de vida en la Tierra, y podría haber ocurrido en Encéfalo. La última misión que estudió la luna de Encéfalo registró datos sobre la existencia de ese océano, entre otras cosas, luego se dirigió hacia Saturno para un suicidio programado, en parte para evitar contaminar Encéfalo. La siguiente misión debería estudiar la composición del material eyectado por sus geíseres polares y evaluar si hay compuestos de origen biológico. Sin embargo, por el momento resulta inviable enviar una misión directa en busca de vida, en primer lugar porque es necesario atravesar como mínimo 5 kilómetros de hielo para alcanzar ese océano subterráneo, y en segundo lugar porque aún no se conoce como garantizar que no se contamine con microorganismos terrestres que viajen como polizones en dicha misión.

En cualquier caso, la confirmación de la existencia de vida fuera de la Tierra, en nuestro propio sistema solar, podría estar más cerca de lo que pensamos. No deberíamos esperar a tener una evidencia inequívoca de la existencia de vida para plantear ese escenario y establecer el protocolo adecuado para actuar de la forma correcta.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s